Excelentísima Doctora Derbyshire.

Como ella misma perfectamente definió, las creaciones de Delia Derbyshire pueden transportarnos “al pasado más remoto, al futuro más lejano o a las profundidades de la mente”. Durante muchos años su figura ha permanecido en el limbo del olvido negándose la tremenda importancia de sus logros, tanto para el mundo del sonido en general, como de la música electrónica en particular. Inteligencia, pasión y una obsesión que coqueteaba con la locura, sentaron las bases de un campo apenas explorado, con la dificultad añadida de ser mujer.

“Born, bred and Blitzed”. Con esta pequeña pero significativa frase, Delia define una infancia marcada por la guerra. Marcada con el horror que toda guerra representa, pero a la vez creando una imaginería sonora que quedará plasmada en su obra. Nacida en la bombardeada Coventry en 1937, fue evacuada junto con su familia a Preston antes del final de la contienda. Brillante desde temprana edad, destacando en matemáticas y música, fue aceptada tanto en Oxford como en Cambridge, donde finalmente recaló para estudiar matemáticas. Algo muy remarcable para la época, donde solamente uno de cada diez alumnos era mujer. A pesar de haberse decantado por los números, su pasión por la música siempre estuvo presente, creando un binomio clave, donde su aproximación matemática a los sonidos será definitoria de su trabajo.

Momento revelador en su trayectoria fue la visita en 1958 a laExposición Universal” de Bruselas, donde quedó totalmente fascinada por “Poeme electronique” de Edgard Varese, una vanguardista creación mezcla de música electrónica, efectos visuales y arquitectura, instalada en el pabellón Le Corbusier.

Sin embargo, poco después llegó el primer revés de su carrera. Fue rechazada para trabajar en DECCA RECORDS, literalmente por ser mujer, ya que los dirigentes de la compañía consideraban que el estudio de sonido no era lugar para el mundo femenino.

Por suerte, al poco tiempo puedo resarcirse al ser contratada como asistente de estudio en la mismísima BBC, donde en 1962 entró a formar parte del proyecto que marcaría su legado; “BBC RADIOPHONIC WORKSHOP”.

Durante 11 años realizaría cerca de 200 obras de música y sonido para radio y televisión, en las que pudo plasmar la tremenda habilidad para manipular el sonido, creando desde cero y en un trabajo muy meticuloso atmósferas jamás escuchadas.

Al no haberse aún desarrollado los sintetizadores, el trabajo de creación de sonidos no era una tarea fácil. Pero es justo ahí, donde Delia destacaba sobremanera. Grababa cualquier elemento que tenía a su alcance, para luego manipularlo en el laborioso proceso de cortar y empalmar cinta magnética una y otra vez. A ello sumaba una imaginación tremenda, que muchas veces rescataba de insólitos pasajes de su pasado, como los bombardeos y alarmas durante la guerra o el sonido de los zapatos en las calles empedradas de Preston. Su favorito, como ha confesado en alguna entrevista, era rellenar botellas de cristal con diferentes cantidades de líquido. ¿Quién no se ha quedado hipnotizado escuchándolo alguna vez?

Aunque prefería trabajar para radio, será para la televisión donde obtendrá uno de sus primeros encargos y, sin duda, el de mayor éxito. En 1963, creó la sintonía de la serie DOCTOR WHO, siendo una de las primeras piezas de TV compuestas íntegramente con medios electrónicos.

El propio compositor de la sintonía, RON GRAINER, quedó asombrada al ver el giro al que había sido llevado su obra. Posteriormente, él mismo, propuso a la BBC compartir los créditos con Derbyshire, pero fue rechazado por la directiva. El tema compuesto por ella sería la sintonía de la serie durante 17 años, en los que no recibió ni un penique.

 

Menos conocidos, pero en la cima de sus obras más celebradas, se encuentra INVENTIONS FOR RADIO, donde generó una etérea capa sonora, idónea para las descripciones de sueños realizadas por personas anónimos. También muy interesantes, son las colaboraciones con el mundo del teatro y danza, destacando el trabajo conjunto con la ROYAL SHAKESPEARE COMPANY.

Al margen de la todopoderosa BBC, formo parte de la organización UNIT DELTA PLUS, colectivo que pretendía experimentar con los sonidos y medios audiovisuales. Su labor para promocionar la música electrónica les llevó a organizar algún festival, como en 1966 con la realización del The Million Volt Light and Sound Rave, donde THE BEATLES proyectaron por primera y única vez su «Carnaval of light», al que dedicaremos otro artículo.

Tras abandonar la BBC en 1973, su carrera entró en declive al igual que su salud mental, ya que sufrió profundas depresiones y un fuerte alcoholismo.

Lejos de los focos, trabajó para “British gas”como radio operadora, aunque seguía escribiendo música incansablemente en casa y realizando algún encargo temporal.

Con el nuevo milenio, donde el tiempo por fin dio caza a su tremenda innovación, retomó su actividad musical y empezó a reconocerse su aportación a la música electrónica. Artistas tan distantes en tiempo y estilos, como Pink Floyd, Yoko Ono, Aphex Twins, Portishead, Chemical brothers u Orbital, han reconocido su enorme influencia. Lamentablemente, no pudo saborearlo demasiado tiempo, ya que murió en 2001 debido a un fallo renal causado por el alcoholismo.

Unos años después, fue encontrado en un ático de Manchester un archivo de material suyo que está siendo catalogado por la Universidad de la ciudad. En él se pueden escuchar composiciones inéditas, que los especialistas definen como auténticas innovaciones en música electrónica de baile. Una vez más, adelantándose décadas a su tiempo.

En 2010, en el Festival de GLASTONBURY la banda Orbital realizó un remix de la sintonía de «DOCTOR WHO» como claro homenaje a su carrera.

Para los que queráis adentraros un poco más en su mundo, aquí os dejo el documental corto THE DELIAN MODE, realizado por la canadiense KARA BLAKE y alguna frikería más:

Compártelo!!

Deja un comentario